Cerca del 90% de la producción de la hoja de coca va al narcotráfico


December 6, 2017 Noticias

ocupante realidad. Más de 95 mil toneladas se destinan a esta ilícita actividad y solo 10 mil se utilizan para el consumo tradicional. Según UNODC, entre 2015 y 2016 aumentó en 10% la producción de hoja de coca. El Perú es el segundo país de la región con la mayor superficie de estas plantaciones.

En solo un año se incrementó en 10% la producción de hoja de coca seca en el país, lo que representa 9 mil toneladas (t) adicionales. Así se pasó de 96.304 t en 2015 a 105.960 t en el 2016, informó la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) en el Perú, institución que especificó además que, de esta última cifra, 10 mil 728 toneladas (10,3%) fueron destinadas para el consumo tradicional y 95 mil 69 (89,7%) terminaron en el narcotráfico.

Al respecto, el representante de la UNODC en el Perú, Kristian Holge, reveló que el 79% de la superficie total cultivada de hoja de coca se ubica en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), en la zona de La Convención Lares y en Inambari Tambopata.

Además, en el mismo periodo, se estimó un aumento de 9% de las zonas de cultivo de coca, pasando de 40 mil 300 hectáreas (ha) a 43 mil 900.Las ciudades mas afectadas con cultivos de coca son Loreto, Junín, Cusco, Ucayali, Pasco y Huánuco. Todas estas cifras del 2016 convierten al Perú en el segundo país de la región con mayor superficie de cultivos de hoja de coca.Después de Colombia, que cuenta con 146 mil hectáreas, el Perú tiene 43 mil 900 que equivalen a 87 mil 800 campos de fútbol. En tercer lugar está Bolivia, con 23.100 ha.

Aumenta consumo

Pero ¿a qué se debe este aumento de la producción?Según Carmen Masías, presidenta ejecutiva de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), está vinculada a la alta demanda de cocaína, principalmente en Estados Unidos, Europa y Asia.En EEUU –dijo Masías– los consumidores de cocaína han aumentado de 640 mil a 910 mil personas. El año pasado, 69 mil estadounidenses murieron de sobredosis de opiáceos (analgésicos narcóticos). En América Latina –según Masías– el Perú es el país que menos consume cocaína, aunque la tendencia del consumo de marihuana recreativa ha aumentado porque se piensa que es una droga blanda.

Plan Vraem

En el Plan Vraem 2018-2021 que en febrero próximo deberá presentar Devida al presidente Pedro Pablo Kuczynski y a la premier Mercedes Aráoz se pretende levantar información de 4.500 centros poblados del Vraem, con la finalidad de saber, entre otras cosas, quiénes dependen de la producción de hoja de coca o si sus ideologías están vinculadas con Sendero Luminoso y el MRTA.

Asimismo, el citado plan, donde interviene el CODE Vraem y Huallaga, tiene como objetivo acortar la brecha en las áreas de salud y educación en los centros poblados del Vraem. En definitiva, es lograr la presencia del Estado en estas localidades para atender sus necesidades más urgentes.

Disminuye erradicación

Carmen Masías informó que en el 2018 habrá novedades sobre la erradicación de la hoja de coca, aunque indicó que esta decisión depende del Ministerio del Interior.Según el monitoreo de cultivos de coca, presentado ayer por Devida y la UNODC, durante el 2016 se erradicaron 30 mil 151 hectáreas de hoja de coca, mientras que en el 2015 se erradicaron 35 mil 868 hectáreas. Así, aún faltan ejecutar más acciones para no dejar que el narcotráfico siga ganando terreno.

Precio de hoja de coca se redujo: ahora el kilo cuesta 3,1 dólares

El precio del kilo de la hoja de coca en el país cayó de 3,9 dólares en el 2015 a 3,1 en el 2016; mientras que el valor de la pasta básica de cocaína subió hasta 13%, del 2015 al 2016. Esto significa que, de lo que costaba 745 dólares por kilo, ahora vale 847.El precio del clorhidrato de cocaína también se incrementó de 1.133 dólares el kilo a 1.289. Este aumento responde a la mayor demanda de cocaína en EEUU, Europa, y Asia.El 40% de la droga sale en contenedores, vía marítima, y por avioneta a través de la ruta Pichis-Palcazú.// La República

Compartir: